Misión Permanente ante la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura

El Canciller Felipe Solá acompañó al presidente Alberto Fernández en su gira por Europa

Prensa Cancillería Argentina

“La gira fue excelente. De los cuatro países recibimos una comprensión muy grande sobre la situación argentina”, afirmó el Canciller al arribar a Ezeiza.

“La gira fue excelente. De los cuatro países recibimos una comprensión muy grande de la situación argentina”, afirmó el Canciller Felipe Solá al arribar a Ezeiza, luego de acompañar al Presidente Alberto Fernández en su gira por Europa, donde fue recibido por el Papa Francisco y los mandatarios de Italia, Alemania, España y Francia.

Solá explicó que “hubo gente que vino al G20 en 2018 y se fue pensando que la economía argentina andaba muy bien. Nos lo dijeron presidentes y ministros de Relaciones Exteriores, nos plantearon ¿no andaban muy bien? Nosotros no tenemos ninguna duda de que el mundo es pragmático, pero además responde y necesita que le digan la verdad”. Y añadió: “Nunca estuvimos fuera del mundo. Eso fue usado como una acusación para la política interna del gobierno anterior. El mundo siempre nos mira y depende mucho de cuál es nuestra actitud. No vimos a nadie con condicionamientos ideológicos ni nada por el estilo”.

En un viaje que comenzó el jueves 30 de enero, la comitiva encabezada por Alberto Fernández fue recibida en la primera escala por el Santo Padre, con quien mantuvo una reunión a solas de más de 40 minutos en la Biblioteca del Palacio Apostólico, en un clima de diálogo cordial y abierto.

Solá recordó que “el Papa siempre estuvo muy preocupado por las cuestiones como la deuda externa y la fuga de divisas,  como así también, la asociación entre ambas en algunos países, en especial el nuestro, como factor fundamental para empobrecer a la gente. Llevar el tipo de cambio arriba, que la inflación siguiera al dólar, todo está vinculado, entonces el Papa tiene una actitud en favor de los trabajadores, de los que buscan trabajo y de los que menos tienen, y el Papa sabe muy bien el saldo social del gobierno anterior”.

En otra actividad del viaje, el Presidente se reunió con el Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas, David Beasly, en la sede del organismo que se encarga de llevar adelante el Plan Hambre Cero. Fernández, además, fue recibido por el Director general de la FAO, Qu Dongyu. Ambos manifestaron su apoyo al plan “Argentina contra el Hambre”.

Dando continuidad a su intensa agenda, fue recibido por el Primer Ministro Italiano, Giuseppe Conte, con quien conversó durante una hora y media, y también se reunió con su par, Sergio Mattarella. Las autoridades italianas manifestaron su apoyo a nuestro país para la renegociación de la deuda y el desarrollo de la economía argentina.

En la siguiente escala, Berlín, y luego de reunirse con ejecutivos de Volkswagen que anunciaron inversiones por 800 millones de dólares en sus plantas de Buenos Aires y Córdoba, el Presidente mantuvo un encuentro con la canciller Angela Merkel, con quien coincidió en la necesidad de buscar un acuerdo con el Fondo Monetario, que permita a nuestro país pagar su deuda sin dañar al pueblo argentino.

Solá, por su parte, mantuvo un encuentro de trabajo con el ministro de Economía y Energía de Alemania, Peter Altmaier, con el objetivo de coordinar acciones que ayuden a mejorar la difícil situación que atraviesa nuestro país. Solá explicó a Altmaier el estado de las gestiones del gobierno encabezado por Alberto Fernández para renegociar la deuda externa con el FMI y acreedores privados.

En Madrid, Fernández fue recibido por el presidente español, Pedro Sánchez, quien puso de manifiesto el claro apoyo de España a la Argentina. Luego el Presidente visitó al Rey Felipe VI, quien se expresó en igual sentido.

En su escala final en Francia, Fernández mantuvo un encuentro con Emmanuel Macron, y posteriormente, en declaraciones a la prensa, el presidente galo puso de relieve el apoyo de su país. "Francia acompañará y se movilizará con el Fondo Monetario Internacional y con otros socios para ayudar a la Argentina a volver al camino del crecimiento y de una deuda sostenible", anunció.

Solá, como parte de su agenda, tuvo una reunión de trabajo con su par francés, Jean-Yves Le Drian, a quien le agradeció “el apoyo de Francia, que entiende lo importante que es que Argentina vuelva a crecer: en nuestro país hay 250 empresas francesas que emplean a 70 mil trabajadores”.

Luego encabezó un encuentro con los miembros de la Red de Científicos Argentinos en Francia (RCAF- RAICES), quienes recibieron con "mucha satisfacción" al Canciller, luego de tres años sin reuniones con autoridades del gobierno nacional. Solá manifestó sentir “un gran orgullo por el trabajo y compromiso con nuestro país de los científicos argentinos residentes en el exterior, que sin dudas, harán grandes aportes para esta nueva etapa. La ciencia es una prioridad para este gobierno. Cuentan con nosotros”.

Los científicos dieron detalles al Canciller sobre las posibilidades de ampliar la cooperación bilateral para que la Argentina desarrolle la innovación frente los desafíos económicos actuales. El titular del Palacio San Martín fue claro al señalar que el principal objetivo del Gobierno es "mejorar la calidad de vida y sacar de la pobreza al 40% de nuestra gente”. "Por eso, es sumamente importante que trabajemos en la innovación enfocada al desarrollo económico", concluyó

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular